Noticias

Apnea

Atesora la sonrisa

que un día robé a la luna,

la voz del mar,

el espíritu del bosque.

 

Un alma rota,

y nada que la cure.

 

Buceando en mil dudas,

no sale a respirar,

en este último largo

arriesga la vida.

 

No tiene a donde huir,

hay algo de frío

cerca de cada fuego.

 

Permanece en la incertidumbre

de un devenir que asfixia,

roza la locura.

 

Ignora que razón habita

en la profundidad del bosque,

en el inmenso océano,

en la cara oculta de la luna,

sigue haciendo camino.

 

A su lado un joven

sueña ser poeta,

como el viento a las mareas,

son amigos de cada ola.

Acerca de Andrés Biedma Pérez (2 Artículos)
Trazas de mar verde.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: