Noticias

Hoyo

   Hay días malos para escribir. Días en los que se escribe dentro de un hoyo, dentro de un hoyo trabado en el espacio y el tiempo, un hoyo que es un hoyo pero que podría ser un túnel, un túnel suspendido entre dos puntos no existentes y que alberga, no obstante, todos los puntos existentes en su interior. Cuando se escribe a sabiendas de que se está instalado en el hoyo-túnel, todo lo que se escribe es estéril. Todo lo que se nombra se convierte en una masa informe que se desintegrará fuera del túnel. Todo lo que se aprende en el hoyo solo sirve para seguir cavando cada vez más abajo en el sótano del universo, en el sótano del ser humano, donde estamos todos los niños endogámicos, todos los desarraigados; un montón de cerebros blandos amontonados como los pelos de Auschwitz. El hoyo no desemboca, porque es un hoyo cuya única medida es sí mismo. El túnel no da vueltas porque no hay vueltas que dar, porque no hay redondeces que circundar, porque Copérnico no ha descubierto nada que valga fuera del túnel. Y desde dentro no se ve qué hay por fuera, no se puede ver qué trayecto sigue el túnel ni qué tierras socava el hoyo. Y trazar coordenadas aquí no es siquiera absurdo porque no existe el absurdo, porque toda ley es imposible de transgredir. Porque toda ley es un salvoconducto y toda legislatura es un cataplasma en las inconmensurables grietas del túnel. No sé si se entiende, pero igualmente todo entendimiento está abolido en cuanto rasgas las capas de cemento que revisten el túnel y sus bifurcaciones. Aquí todos tenemos las uñas negras, y los ojos, y los dientes, y hasta los besos y las lágrimas se nos tiznan de negro porque aquí dentro todo lo que se llore o todo lo que se bese será en vano; y hacer el amor es cuasi imposible porque todo amor que se haga está restringido a la brecha cósmica que es el hoyo-túnel, y básicamente es como hacerle el amor al túnel, es dar de comer a un megalodón que no se traga nada pero que rumia sin cesar lo que ya tiene dentro. Hace poco que han venido los murciélagos a succionar la humedad que mana de las perforaciones hechas aquí dentro. Las perforaciones las hicieron las polillas cuando descubrieron que había nutrientes en las paredes. Los murciélagos vinieron para matar a las polillas, y pronto vendrán cuervos para acabar con los murciélagos. Los demás somos puro sedimento, puro fruto de la erosión de un hoyo que parece insondable. En el hoyo no hay sombras porque no hay luces que proyectar, ni tampoco eco porque no hay voces que reverberar. Solo se oye una especie de quejido que no es sino una extensión del hoyo. La luz ha sido prohibida y el urbanismo de hoyo-túnel es más complejo de lo que cabe desear o imaginar. Aquí los pasillos dan a otro pasillo y las puertas dan a otras puertas. Pero por si acaso, los pasillos están precintados y las puertas selladas. Aquí nada tiene un fin: nada se edifica o se establece obedeciendo a un final porque el final no existe; la consecución de obstáculos es tan grotesca que el sentido de un final acaba por disiparse. Ya sabrán ustedes de lo que hablo. Ya aprenderán ustedes a transitar, con la hosca resignación del peregrino, los caminos de este túnel. Y acabarán adorando los inocuos sortilegios de este lugar, y elucubrarán mansos remedios para restringir el ansia, un ansia que no se proyecta a ningún sitio porque no hay sitios ni puntos ni ángulos aquí; todo converge misteriosamente en este espanto agorafóbico que es el hoyo. Del hoyo que es un túnel que hace tiempo que sabemos que no lleva a ningún lado. Y por eso hoy nos aniquilarán (y por eso es hoy un día especialmente inadecuado para escribir), para hacer sitio a los demás que aún creen que esta mierda conduce a algún sitio. Quizá eso sea, a nuestro pesar, lo único provisto de sentido aquí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: